Aquellas tareas que pueden generar calor, chispas y llamas abiertas, estas actividades pueden causar accidentes como iniciar un conato de incendio o explosión, por ejemplo, trabajos de soldadura, pulidores y limpieza de chorros de arena, entre otras actividades.